Luna Nueva en Virgo del 1° de Septiembre

Comenzar el mes de Septiembre con un Eclipse Solar en Virgo y Mercurio estacionándose retrógrado también en Virgo, es realmente un recomenzar lento, con algunos inconvenientes y con muchas revisiones a todo nivel. Habrá que redefinir, reestructurar, repensar, redirigir… Este es el mensaje de los planetas retrógrados y muy especialmente de Mercurio, por ser el que hace 3 ó 4 retrogradaciones al año.

 Virgo nos habla de los detalles, de los diferentes métodos y técnicas que podemos usar para realizar un trabajo. Nos habla del orden, de métodos, de sistemas. Aunque también, paradójicamente, nos habla de esa sensación de que a pesar de todos los métodos, teorías, sistemas, orden y control que deseemos aplicar a la vida, existe algo más allá de nuestra voluntad que es incontrolable: la vida misma, ese Gran Misterio. Por eso Virgo también nos habla de Fe. La Fe en algo superior que ninguna teoría es capaz de explicar pero que sin embargo es inmanente a todo lo que existe. Fe en que lo que no salga en este momento, por algo será. Estos planetas en aspecto durante este periodo nos invitan a tener fe, confiar en nuestros sueños, trabajar duro para concretarlos y saber despedirnos de aquellos que carecían de auténtico valor o de sentido común y colectivo.

 Esta Luna Nueva o Eclipse Solar ocurre el 1 de Septiembre, a unos 9º Virgo 21′, la última que tuvimos un eclipse en estos mismo grados, fue hace 19 años en un 1 de Septiembre 1997.

Esta lunación en particular, forma una oposición a Neptuno y cuadratura a Marte-Saturno, que todavía están juntos en Sagitario. Por tanto, la cuadratura Neptuno-Saturno, que se forma exacta por última vez el 10 de este mes, en los signos de Piscis-Sagitario. Es un momento en el cual deberemos resetear proyectos que quedaron estacionados o demorados. Este bloqueo o demora empieza a ceder  y es quizás a partir del día 10,  o mejor después del 22, cuando Mercurio se estaciona directo, que comenzaremos a ver con más claridad, cómo materializar los proyectos que habían quedado suspendidos en el tiempo sin concreción.

Saturno nos muestra cuales son los recursos que necesitamos conseguir  para llevar a cabo nuestros proyectos. Saturno nos confronta con la realidad y con sus limitaciones pero también nos muestra el camino para superarlas. Saturno nos baja a tierra, nos obliga a anclar, a poner los pies en la tierra y a concretar.

Este será un periodo para plantarnos y elegir proyectos realizables y olvidarnos de sueños descabellados y quijotescos. Saturno nos obliga a usar el sentido común, la lógica y los recursos reales con los que contamos. Nada de “sueños de Ícaro” ni de fantasías de éxitos rotundos. Saturno nos invita a concretar de manera humilde (Virgo), austera y sin estridencias aquellos proyectos posibles que quedaron pendientes y que tenemos la posibilidad a partir del 22 de septiembre de materializar.

Normalmente las demoras o trabas que nos impone Saturno son las “oficiales”, es decir, conseguir una licencia de apertura, un permiso para trabajar, una licencia para construir una casa, para llevar una actividad comercial, un título necesario para poder desarrollar un trabajo, una vocación. A medida que esta cuadratura se vaya desvaneciendo hacia final del año, y Saturno se acerque poco a poco al trígono con Urano que estará exacto justo para fines de Diciembre, entonces, encontraremos la forma de que lo “oficial” funcione más a  nuestro favor.

A un nivel más profundo esta cuadratura, nos confronta con las limitaciones de nuestro condicionamiento familiar o cultural, y la necesidad de abrirnos a otras formas de pensar, para encontrar otras soluciones a problemas a los cuales parecemos estar atados. Nos confronta también con nuestro padre interno y con las distintas formas de autoridad para entender su rol dentro y fuera de nuestra consciencia.  Por otro lado Neptuno nos conecta con todas las formas de la ilusión, los sueños, los mitos y la mentira. Neptuno rige al inconsciente colectivo, los arquetipos y todo ese mundo “mágico” en el cual es imposible trazar una línea para determinar donde termina la ilusión y donde comienza la mentira. Justamente va a ser con ésta cuadratura  Saturno-Neptuno que vamos a vernos obligados a confrontar nuestros sueños para discernir cuánto de fantasía ilusoria hay en ellos, cuánto de autoengaño y cuánto de posibilidad real de concreción. Van a ser momentos para confrontar nuestras propias mentiras, nuestras propias ilusiones y las maneras que tenemos de engañarnos a nosotros mismos. La cuadratura de Saturno en conjunción con Marte nos ayudará a cortar drásticamente con las fantasías e ilusiones estériles, y nos invitará a concretar lo humanamente “concretable”.

En este periodo Saturno nos obligará a madurar y a responsabilizarnos por nuestros sueños y por las acciones que llevemos a cabo para materializarlos. Todo esto se verá apoyado por la conjunción Mercurio-Júpiter en Virgo que se forma  justo cuando Mercurio comienza su retrogradación y que nos habla de expandir nuestra mente, y ponernos en contacto con el servicio que todos podemos realizar hacia los demás. La verdadera vocación es siempre una vocación de servicio, y la conjunción Júpiter-Mercurio nos iluminará esta verdad.

Esta última conjunción (Júpiter –Mercurio en Virgo) nos pondrá sobre el tapete temas relacionados con las “formas de aprender y de enseñar” a las que estamos acostumbrados. En este periodo notaremos con más claridad las múltiples y continuas maneras que tenemos de aprender de otros y de enseñar a otros, como parte de un proceso natural del que todos somos parte. Periodo de captar con extrema claridad que la Vida es una Escuela, y que todos somos alumnos y maestros al mismo tiempo, y que estamos aquí para concretar nuestros más elevados sueños, de manera responsable y consistente y siempre al servicio del bien común. Los proyectos que en este periodo se nos caigan, será porque no pasaron “la prueba de la realidad” que nuestro gran maestro Saturno nos obliga a atravesar. Aquellos proyectos y sueños que se concreten lo harán de manera sólida y perdurarán en el tiempo. Sueños y proyectos altruistas anclados en la realidad son los que tendrán viabilidad en este periodo.

 El 9, Júpiter finalmente deja Virgo e inicia su camino por Libra hasta el 10 de Octubre del 2017…

 

Luna Menguante en Géminis del 25 de Agosto

El Jueves 25 de Agosto la Luna Menguante estará en el signo de Géminis.

Este aspecto lunar afecta a los papeles, los contratos, los estudios, las comunicaciones, las ventas, los viajes cortos. Si la Luna está creciente la influencia es positiva en lo que concierne al inicio de nuevos proyectos o relaciones; si está menguante es negativa en lo que concierne al inicio de asuntos, no es tiempo de iniciar, es tiempo de revisar y descartar, de hacer limpieza de aquello que hay que emprolijar en nuestras vidas.

Esta Luna menguante simboliza retrasos, demoras y trabas en la ejecución de todo lo relacionado con proyectos nuevos. Es bueno sin embargo para cerrar asuntos pendientes y darlos por terminado.

 Durante este periodo se hablará mucho pero se consolidará poco. Existen muchas influencias externas afectando a todo el evento. La energía geminiana nos invita a comunicarnos, a vincularnos, a transmitir y recibir información, a reírnos, a interactuar superficialmente, a hacer contactos. Sin embargo, esta Luna Menguante hará que dichos contactos establecidos en este periodo tengan corta vida o no sean del todo fructíferos.

Cuando la Luna está en Géminis es habitual vivir cambios de ánimo abruptos. La flexibilidad, la adaptabilidad y el cambio son cualidades propias del signo, y llevado a este periodo de tiempo, impregnará con estas características las situaciones que nos toquen vivir en este momento.

Consejos para transitar con calma este periodo…

 A medida que la Luna mengua los proyectos (sobre todo proyectos amorosas recientes), corren el peligro de hacerlo con ella. Conviene ser prudentes. Es un momento para la quietud y la calma. Para revisar papeles, recopilar información, ordenar documentos, etc  No es tiempo de actuar, sino de tirar aquellos papeles que estorban, caotizan nuestro ambiente y nos distraen de lo importante. Es un buen momento para limpiarnos tanto por fuera (nuestro espacio de trabajo y hogar) como nuestra mente de pensamientos y creencias que deben caducar para dar lugar a nuevos paradigmas más positivos.

 Es un tiempo para reorganizarse y proyectar. Es un buen momento para reflexionar sobre lo actuado, conversado y concretado. Es un alto en el camino. Momento para podar lo que no sirve y darle más fuerza a los proyectos futuros que sean nutritivos para nuestro crecimiento personal.

También es un periodo ideal para comenzar una dieta depurativa o adelgazante. El organismo resistirá mejor y obtendrás mejores resultados más rápidamente.

Es un tiempo favorable para iniciar tratamientos médicos (no estéticos) que apunten al reestablecimiento de la salud. Bueno también para operaciones quirúrgicas.

 No es un tiempo para sembrar, es un tiempo de “poda”. El signo de Géminis nos propone jugar, divertirnos, ir al cine, disfrutar de pasatiempos, de recreos. Tomarnos un “impasse” dentro de la vorágine de nuestras vidas para divertirnos y permitirnos ser un poco banales.

Si te cortas el cabello en este periodo crecerá poco pero más fuerte. Es buen momento para trasplantar plantas. Buen momento para redecorar tu hogar.

Esta fase de la Luna representa un periodo final y el inicio próximo de una nueva etapa. Puede que termines algún trámite, que firmes un divorcio, que vendas tu casa ya que significa el final de un ciclo y el comienzo de otro en tu vida.

Recomendados:

ARIES

TAURO

GÉMINIS

CÁNCER

LEO

VIRGO

Estamos viviendo una crisis de crecimiento

La Astrología:  una percepción de la realidad como vínculo 

 

Reporte Astrológico: Luna Llena en Acuario del 18 de Agosto

Sobre la próxima lunación

 La Luna Llena en Acuario tendrá lugar el próximo 18 de agosto, jueves.

 El Sol radiante en Leo, mirará frente a frente a la Luna, ubicada en el irreverente signo de Acuario, ambos situados a 25º 53´. Algunos lo están llamando eclipse porque Sol, Tierra y Luna rozarán la alineación, sin embargo, no será visible desde ningún punto de la Tierra.  Sin llegar a ser un eclipse, estaremos ante un evento cósmico que nos traerá sorpresas.

 Urano, regente de la lunación, forma aspectos armónicos y fuertes tanto al Sol como a la Luna. Tendremos mucha emoción y vibraciones excitantes. No habrá nada aburrido en un mes de agosto que nos invita a romper cadenas y atrevernos a creer. Así que no nos dejemos  amedrentar por la incertidumbre y continuemos avanzando en el camino.

 Acompañando a esta Luna Llena en Acuario, la conjunción Júpiter-Mercurio-Venus nos otorgará una gran capacidad de ver el detalle y el conjunto de nuestra vida, lo micro y lo macro a la vez. Tendremos visiones súbitas de inspiración divina en la cual “entenderemos todo”, todo encajará en nuestra historia, comprenderemos los mecanismos mentales y emocionales que nos llevaron a la situación en la que nos encontramos hoy. Se puede decir que tendremos “momentos de iluminación” donde de golpe todo será claro.  Eso no significa que todo estará bien y en armonía, pero este “eureka” inesperado, nos permitirá entendernos mejor a nosotros mismos y a nuestras relaciones; posibilita una profunda toma de conciencia de lo que nos pasa, de por qué y para qué nos está sucediendo lo que nos sucede aquí y ahora. Tendremos la oportunidad de ver la belleza de nuestras “tragedias cotidianas” como si de una excelente película se tratara. Tendremos la oportunidad de tomar distancia y observarnos, observar nuestras vidas y “entender” muchas cosas que hasta ahora estaban en la sombra.

También será tiempo de reconciliar la emoción con la razón, teniendo la oportunidad de lograr momentos de gran congruencia entre lo que pensamos y lo que sentimos.

Nos encontraremos en un periodo de expresión de nuestra más alta creatividad,  sobre todo en áreas que tienen que ver con los sistemas y las filosofías, dando lugar a descubrimientos importantes para nuestras vidas. Nuestro “sistema familiar” y su “filosofía transgeneracional” podría ser un tema candente en estos días llegando a un profundo entendimiento de su intrincada relación. Tiempos de echar luz sobre la relación entre lo que nos pasa a nivel físico y  nuestro sistema de creencias y emociones. Tiempos de recurrir a nuestro maestro interior para sanar nuestro sistema, nuestro organismo, nuestra familia. Existirá la posibilidad de sanar súbitamente, bien a lo acuariano, es decir, de manera original, fuera de lo convencional y de lo conocido.

Será un tiempo que nos invitará a abrirnos a la creatividad entendida no como expresión artística y nada más, sino como la capacidad de encontrar salidas y soluciones creativas e inusuales a problemas cotidianos.

La sugerencia frente a ésta energía de la Luna Llena en Acuario es la de estar abiertos a lo desconocido y a la posibilidad de darle una resolución insólita e insospechada a nuestros asuntos pendientes.  Tendremos la posibilidad (si nos animamos) de transitar nuevos caminos, de salir de la zona de confort para descubrir nuevas opciones y nuevas resoluciones a viejas encrucijadas.

 Saturno y Marte en conjunción nos otorgará consistencia y madurez en la acción. Quizás nos sintamos un poco “lentificados” o un poco demorados en nuestros asuntos. El consejo es que aprendamos a dosificar nuestra energía y a evitar caer en desbordes innecesarios.   A partir del 18 de agosto  habrá que mantener la mente abierta  puesto que es muy posible que tengamos que improvisar y cambiar de planes en el último momento. Sin embargo, los cambios de rumbo, no nos amargarán la fiesta, sino que ayudarán a sumarle emoción a estos tiempos de descubrimiento que estaremos transitando.