TAURO

Cómo son las características de Tauro

Es una persona cuyo énfasis principal será estar bien plantado en la realidad concreta.  Su modalidad básica de funcionamiento es la “percepción”, muy concreta y poderosa. No es una persona marcadamente racional o sentimental, sino perceptiva. Y su conexión con la realidad es desde le “necesidad”, no desde los ideales, desde la fantasía, de lo que “debiera ser”. En este sentido, es una persona muy práctica y con sentido común. 

Es una persona muy conectada con lo natural.  Como paradigma, son las personas más conectadas con las necesidades y las funciones corporales, y su satisfacción, como así también con las necesidades materiales y con la capacidad de gozar con el propio cuerpo, con la materia y con la naturaleza. Una de las características básicas respecto de otros signos, es su capacidad de goce. 

038c8e_8526b6bf1215468b8b3cd90d9bf8d046

 

 

 

 

 

 

 

Por ser un signo fijo, muy consciente de sus propias necesidades y su modo de satisfacerlas, es un signo acumulativo. Necesita acumular. Los otros signos lo pueden tildar de avaro, pero no es así. No se trata de una acumulación con un objetivo ulterior como por ejemplo acumular poder (caso de su signo opuesto y complementario Escorpio), sino que es la acumulación para satisfacer su propia  necesidad básica. “Vivir bien” es lo necesario para un taurino. Es su derecho natural.

 Claro que las necesidades estéticas para Tauro también son necesidades. Tauro ama comer. También le encanta dormir y hacer el amor. Es un signo sensual por excelencia. 

La paradoja con Tauro es la siguiente: cuando está quieto es extremadamente sensible, perezoso, benévolo, dulce, pero cuando está lanzado es muy potente y, visto desde el otro se convierte en insensible. A baja velocidad es extremadamente sensible, y a alta velocidad es insensible y cruel, porque resulta demoledor y contundente (como un toro).  Tauro no da alternativa. Discutir con Tauro, tener un jefe de tauro no es un tema sencillo.

Tauro es acumulativo, conservador, seguro y observador.

Para que Tauro vea alternativas, hay que darle mucho tiempo. No se le puede decir “¡decide ya entre éstas cuatro opciones…!”, porque va a elegir la más evidente y concreta y de allí no lo van a cambiar. Para que Tauro cambie de idea tiene que haber “rumiado” mucho. Prefiere asegurar lo que es,  antes que flexibilizar las ideas para un cambio futuro. Su movimiento es el de fijar, estabilizar y no cambiar. Por eso discutir con un taurino es un tema difícil, se podría decir que son “testarudos”. En realidad, podríamos decir que son de proceso lento, y cuando toman una decisión, el insumo de energía para ello ha sido tan alto, que una vez tomada ahí se quedan. Para lo que a un Aries le demanda unos segundos en cuestión de toma de decisiones, a Tauro le puede llevar meses la misma cuestión.

Cómo es Tauro físicamente

Una persona bien plantada, con mucha energía magnética, muy sensual. Tauro irradia sensualidad. Su postura corporal es más bien segura y ligada al centro bajo (chakra base).  Es muy raro ver a un Tauro delgado y “colgado de la cabeza”, es decir, soñador o muy mental.

Arquetipos o profesiones que resuenan con la energía taurina

Artista plástico, chef, terrateniente, agricultor, todo lo que tenga que ver con el trabajo corporal, banquero, administrador de empresas…

 

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *